verado-lite

El cambio militar en los años 80

El día de ayer, después de asistir a cita con unos proveedores de etiquetas digitales para

UncategorizedEl cambio militar en los años 80
El cambio militar en los años 80

El cambio militar en los años 80

El día de ayer, después de asistir a cita con unos proveedores de etiquetas digitales para nuestro negocio, llegué a mi casa un poco más temprano de lo normal, por lo que prendí la televisión y vi un documental de la Guerra del Golfo, también conocida como Operación Tormenta del Desierto, la primer operación militar de carácter totalmente moderno y que mostró al mundo lo que las armas modernas pueden lograr.

En la década previa a los años 90, es decir, en los años 80, el mundo había visto el principio de la modernización absoluta del modo de ejecutar operaciones militares, cambiando radicalmente el modo de operaciones de la posguerra.

La clave de esta evolución y lo que la impulsó como la máquina de vapor a la Revolución Industrial fue la implementación de misiles de mediano y largo alcance en el campo de batalla, un nuevo sistema que a su máxima capacidad podría derrotar a un ejército enemigo sin enviar ningún soldado al campo de batalla y contra el cual la mayoría de los ejércitos del mundo nunca tendrían defensa alguna.

Sin embargo, en la década de los 80, este sistema apenas comenzaba y no podía ser utilizado por sí mismo, es decir, sin la ayuda de la maquinaria militar convencional.

En la Guerra de las Malvinas, donde se enfrentaron Gran Bretaña y Argentina en cielo, mar y tierra, vimos el comienzo del poder de los misiles para destruir sus objetivos; el más temido de ellos era el misil de fabricación francesa Exsocet, con el que los argentinos hundieron al HMS Shefield y con el cual los británicos hundieron desde un helicóptero al submarino argentino Santa Fe.

Aunque estos misiles de alta capacidad de destrucción tenían la habilidad de buscar e impactar a sus objetivos por guía de calor, tenían sus limites en cuanto a radio de distancia, siendo efectivos a un máximo de 200 millas, además de servir solo para impactar y destruir maquinaria de guerra y no para destruir blancos neutrales de infraestructura que no produjeran calor.

Todo esto cambiaría en el año de 1983, cuando el misil Tomawak entra en servicio, creando un parte aguas en la tecnología militar y cambiando el curso de la guerra para siempre.

A diferencia del Exsocet, que solo podía buscar y destruir un objetivo que produjera calor y solo a una mediana distancia, el Tomawak podía buscar y destruir cualquier objetivo sin que produjera calor y a casi cualquier distancia y es guiado desde un Centro de Comando, por lo general establecido en algún buque o submarino para poder tener mucho mayor flexibilidad de maniobra.

Aunque este misil fue diseñado casi en su totalidad para buques de guerra y submarinos militares, es posible también instalarlos en aviones de combate y en helicópteros como el Black -hawk  y Apache, para destruir blancos importantes, incluyendo infraestructura como puentes, carreteras, caminos, presas, fábricas y hasta bunkers en algunos casos.

admin

 - 

related posts

Terror detrás de mi puerta

Cuando el sol se esconde y le pasa la batuta a la luna y las estrellas para que nos brinden un poco de luz ante la oscuridad de la noche, es cuando el miedo a lo que hay detrás de las puertas me invade. Siento como si algo o alguien siempre estuviera esperándome, no sé […]

Read more

El arte, en cualquiera de sus expresiones, se encuentra en constante cambio. Estas transformaciones atienden a tendencias y estéticas que buscan despertar el interés de los espectadores para atraparlos y dejarlos con ganas de más. El autor de una obra arquitectónica, o cualquier otra, sabe cómo explotar las sensaciones que otros experimentan a través de […]

Read more